Posts By :

Efesa

Primer proyecto de carbono certificado Gold Standard registrado en Argentina

Primer proyecto de carbono certificado Gold Standard registrado en Argentina 1000 626 Efesa

La Empresa Federal de Energía S.A. (EFESA), CFB Energy y Ecosecurities trabajaron juntos para certificar Parque de los Llanos como el primer proyecto solar fotovoltaico Gold Standard en Sudamérica.

En 2015, el gobierno argentino promulgó una nueva ley de energías renovables (Ley N ° 27.191) otorgando beneficios fiscales para nuevas inversiones en la generación de electricidad de este tipo, y a partir de la cual estableció el objetivo a largo plazo en el país, que el 20% de la demanda de energía sea cubierta por fuentes renovables para 2025. Las proyecciones para 2019/2020 es que estaríamos en un 12% de esa meta, por lo que todavía hay un gran desafío para cumplir con las metas al 2025. Por lo tanto, la expansión de la inversión privada en proyectos como el que hemos desarrollado, es clave para incrementar la oferta de energía renovable, donde las compensaciones de carbono representan una oportunidad de incremento y diversificación de fuentes de ingresos como incentivo para éstos.

“Para nosotros es un gran compromiso el desarrollo sostenible de nuestro país y mirar el impacto a largo plazo a medida que avanzamos. Desarrollar un proyecto de triple impacto, nos impone el desafío constante de pensar y trabajar en el bienestar de nuestra comunidad y medio ambiente, impulsándonos a innovar y contribuir con la generación de energía limpia” afirma Francisco Muro, Presidente de EFESA.

Acerca del Proyecto

En 2017, EFESA decidió involucrarse con el cumplimiento del objetivo marcado por el gobierno argentino, y avanzó en la instalación y operación de una nueva planta de energía fotovoltaica en Chamical, provincia de La Rioja, en la región noroeste de Argentina, con una capacidad instalada total de 30 MW. La central fotovoltaica está compuesta por el Parque de los Llanos I, II y III, los cuales contribuirán a satisfacer la demanda eléctrica del país mediante la generación de energía con tecnología fotovoltaica de cero emisiones. Actualmente, las dos primeras plantas se encuentran operativas por un total de 20MW y su tercera planta de energía de 10MW se completará a fines de 2021.

En simultáneo, EFESA comienza a trabajar para lograr los requisitos de certificación Gold Standard, junto a CFB Energy, EcoSecurities y ProSustentia. Esta iniciativa, promueve al control de las emisiones de GEI mitigando el impacto en el medio ambiente, a la vez que incentiva a los inversores privados a participar y promueve a la generación de energía a gran escala mediante fuentes renovables. Los desarrolladores del proyecto de carbono esperan que este parque inspire a otras empresas y atraiga más inversiones en el sector renovable.

El proyecto fotovoltaico Parque de los Llanos, realizado por EFESA, es el primero en recibir tanto la certificación Gold Standard en Argentina cómo en Sudamérica. Gold Standard es un mecanismo de acreditación voluntario e independiente muy riguroso y prestigioso, que tiene un enfoque particular en la generación y reporte de beneficios colaterales, como mejoras en el empleo y la salud para las comunidades locales, junto con las reducciones de emisiones de sus proyectos.

Desde sus inicios, EFESA tuvo como objetivo operar bajo altos estándares sociales y ambientales, además de transparencia y profesionalismo. En este sentido, sus acciones innovadoras y articuladas quedan demostradas en que al día de hoy en Argentina es la única planta generadora de energía renovable certificada B y además es la primera en obtener una certificación en el mercado denominado Gold Standard, siendo ambos logros un modelo innovador y diferenciado que persigue el triple impacto: económico, social y ambiental.

“Para EFESA, creada hace sólo 3 años, es un gran orgullo haber alcanzado esta certificación y ser el primer Proyecto en Argentina en recibir la certificación de Gold Standard. En este año 2020 tan particular, haber cumplido nuestras metas de Certificar, tanto como Empresa B y en Gold Standard, nos afianza nuestro compromiso con el desarrollo sustentable de nuestro País resultando en un estímulo para nuestro futuro crecimiento” mencionó Florencia Benedicto, Directora de EFESA.

El proyecto Parque de los Llanos incluye prácticas de salvaguarda social e impactos ambientales en el desarrollo de sus proyectos y además favorece al logro de los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS): 7 (energía limpia y asequible), 8 (trabajo decente y crecimiento económico), 9 (industria, innovación e infraestructura) y 13 (acción climática) y se estima que reducirá 28.291 tCO2e por año y generará un volumen anual de energía de 62.649 MWh.

Certificado Golden Standard

Obtener la certificación Gold Standard es un gran resultado para EFESA y para Argentina, una recompensa por sus compromisos de desarrollo sostenible. Parque de Los Llanos demuestra que es posible abastecer a toda una región de energía sin emitir GEI, contribuyendo al desarrollo económico y social de la región y del país.

EFESA recibió su certificación como “Empresa B”

EFESA recibió su certificación como “Empresa B” 1000 626 Efesa

EFESA (Empresa Federal de Energía S.A) es una empresa de origen argentino-española, perteneciente a los grupos económicos DAGMA, INVERCLUB y NORTIA dedicada a la generación de energía solar fotovoltaica. En los últimos días fue certificada por “B LAB” y se convirtió así en la primera Empresa B de los grupos. EFESA trabaja en el desarrollo sostenible del país a partir de la generación de energías renovables desde el Parque de Energía Solar Fotovoltaica “De los Llanos”, en Chamical, La Rioja.

“Para nosotros es muy importante haber alcanzado esta certificación. Ser una empresa B es un desafío constante para pensar y trabajar en el bienestar de nuestra comunidad y nuestro ambiente. Tenemos un compromiso con el desarrollo sostenible de nuestro país y eso nos impulsa a innovar y a contribuir con la generación de energía renovable”, aseguró Francisco Muro, CEO de EFESA.

El Objetivo de las empresas B es demostrar que el crecimiento económico de una compañía puede ir de la mano con la generación de beneficios para la sociedad y el planeta. Estas compañías aprovechan la fuerza del mercado para dar soluciones a problemáticas ambientales y sociales, y desarrollan su actividad generando un triple impacto –económico, social y ambiental- de manera simultánea, con un compromiso de mejora permanente, legal y a largo plazo. Hay 3.500 Empresas B en 71 países del mundo y 120 son en Argentina. Las empresas B se comprometen a generar un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente operando con altos estándares sociales, ambientales y de transparencia, al tiempo que buscan el mejor rendimiento financiero.

Para proteger esta doble misión ante eventuales cambios de dirección, las compañías incorporan un compromiso en sus estatutos considerando no sólo los intereses financieros de sus accionistas, sino también otros intereses y de largo plazo tales como los empleados, los proveedores y clientes, la comunidad a la que pertenecen y el medio ambiente. La producción de electricidad a través de fuentes de energía renovables ha sido declarada de interés nacional. A través de la Ley 27.191, en octubre de 2015, se estableció que el 20% de la electricidad consumida a nivel nacional debería ser generada por fuentes renovables para el 2025. EFESA decidió contribuir al cumplimiento del objetivo mediante el desarrollo, construcción, operación y mantenimiento de un parque solar fotovoltaico de generación de energía eléctrica. Por eso genera energías renovables para el consumo de otras empresas y se transformó en la primera empresa MaTer (Mercado a Término de Energías Renovables) de la Argentina.

El Parque, instalado en un terreno de 170 hectáreas, comenzó a operar en febrero de 2018 con los primeros 12 MW de potencia. En 2019 se amplió la capacidad a 20 MW y se prevé ampliarlo a 30 MW con lo que contará con más de 100 mil paneles policristalinos de 72 celdas cada uno. Hoy significa más del 3% de la energía fotovoltaica del país.

Productores de Energía Solar

Productores de Energía Solar 1000 626 Efesa

“Ser parte de la generación de la matriz energética argentina. Realizar inversiones que fortalezcan y diversifiquen la matriz productiva del país, apostando a un desarrollo sostenible a largo plazo, brindando energía limpia, de manera sustentable, con altos estándares de calidad, profesionalismo y responsabilidad”. Así define su misión la empresa EFE S.A., perteneciente al Grupo Inverclub S.A., que actualmente está desarrollando el Parque Solar de los Llanos, ubicado a pocos kilómetros de la localidad Chamical, en La Rioja.

En la Argentina, a través de la Ley 27.191, se promueve el desarrollo de proyectos relacionados con el uso de fuentes renovables para la producción eléctrica. La ley indica que los grandes usuarios deben incorporar un porcentaje de consumo de energías renovables, y en 2025 se deberá alcanzar como mínimo el veinte por ciento del total del consumo propio de energía eléctrica. En este contexto, EFE S.A. buscar contribuir con el cumplimiento del objetivo fijado por el gobierno nacional, mediante el desarrollo, la construcción, la operación y el mantenimiento del parque solar fotovoltaico. Para conocer más sobre el proyecto, PRESENTE dialogó con Francisco Muro, Presidente de EFE S.A., y Florencia Benedicto, Directora Corporativa de Inverclub S.A

En primer lugar, ¿por qué decidieron invertir en energías renovables?

Francisco: Por un lado, las empresas que conforman el directorio son consumidoras de energía eléctrica, entonces nos parecía muy importante ir en el sentido que va el mundo, que son las energías renovables. Además, tenemos un compromiso con la Ley 27.191, donde se establece que hay que comprar un porcentaje de energía renovable. En 2019 el porcentaje establecido por la ley es del doce por ciento. Actualmente, con el avance del proyecto, ya estamos por encima de ese porcentaje, y la idea es tener una operación ciento por ciento renovable.

La inversión tiene dos objetivos: en primer lugar, el mundo se dirige hacia las energías renovables y  en segundo, nosotros somos grandes consumidores de energía, por lo tanto, una opción era salir a comprar a otros proyectos o en CAMMESA, el mercado de compras conjuntas, o en el MATER (Mercado a Término de Energías Renovables), que está desregulado y es entre privados. En este contexto, decidimos hacer nuestro propio proyecto y acompañar el cambio abriendo una nueva unidad de negocios. Ya que somos consumidores, también nos convenía ser productores.

¿Cuál es la importancia de integrar la sustentabilidad en las inversiones?

Florencia: En el mundo, principalmente en los países más desarrollados, las empresas hablan del triple impacto, y las experiencias demuestran, especialmente en sus resultados económicos, que esas empresas son las que están creciendo, mientras que las que están quedando afuera son las que no contemplan en sus decisiones el impacto ambiental o en la comunidad donde operan.

Una vez que decidieron la inversión, ¿cuál fue el siguiente paso?

Francisco: Primero fue definir la tecnología, en este caso, solar. Como no éramos del sector energético, tenía que ser accesible para poner en marcha. Por mi parte había estudiado el tema de la energía fotovoltaica. Aunque no soy un especialista, nos rodeamos de gente que sí lo era y que ya había operado parques. Era muy importante para nosotros contar con un equipo que hubiera estado en el campo y hubiera conocido los problemas y desafíos. Fue fundamental al momento de elegir el equipo que nos acompañó.

El otro punto por analizar es la inversión. Un parque eólico requiere más tierra y más inversión inicial. Después genera más producción, pero primero empezamos siendo cautos, por eso nos volcamos hacia lo solar e hicimos que el proyecto fuera escalable: empezamos por 12 MW, ahora tenemos en construcción 8 MW y el año que viene incluiremos 10 MW más, logrando un total de 30 MW.

Una vez definida la tecnología, se evalúa la capacidad de transporte de los cables para conectarse a la red. Por ejemplo, en la región sur del país, las líneas troncales están siendo altamente exigidas por los parques eólicos. En cambio, en el norte, hay sol y hay más capacidad de transporte, ya que los proyectos son más chicos.

Este tipo de proyecto debe tener un gran impacto en la comunidad…

Franciso: Sí, actualmente empleamos un ingeniero, tres técnicos y personal de seguridad que son de la zona. El ingeniero que nos acompaña era de Chamical, y gracias al proyecto pudo volver a su pueblo y trabajar desde ahí.

También fue importante el vínculo con la comunidad, nos ofrecieron el acceso al agua si hacíamos la línea y la llevábamos a dos escuelas de la zona que no tenían. Por lo tanto, llevamos la línea de agua, que estaba a 12 km, y las escuelas lograron acceder a ella.

Ya cumplieron el porcentaje que pide la ley. ¿Cuál es su porcentaje actual de generación?

Florencia: Nuestros clientes son el Hipódromo de Palermo y todo el complejo del casino de Rosario. En el caso del hipódromo está en el 18 por ciento, en esta época que es de baja de producción, pero en verano puede llegar al 25. En caso del casino, se encuentra en el 38 por ciento y puede llegar a más de 40. La ley indica que para el 2025 se debe tener el 20 por ciento, pero nosotros ya lo conseguiremos a fin de año. Para 2020, cuando ya estén los 30 MW instalados, vamos a lograr que tanto el hipódromo como el casino sean ciento por ciento renovables, y después podremos ofrecer energía a otros clientes.

¿Cuáles son los planes a futuro?

Florencia: Ahora –además de en la generación de energía solar–, empezamos a trabajar en los subproductos adicionales. En esta línea, estamos trabajando para entrar en el mercado voluntario de bonos de carbono y avanzaremos en su emisión. En este mercado, se puede un emitir un bono de carbono y, en vez de venderlo en el mercado oficial, se lo ofrece a empresas que están interesadas en reducir su huella de carbono o buscan llegar a cero emisiones. Es decir, si emiten determinada cantidad de gases de efecto invernadero, comprando bonos tratan de equipararse en cero emisiones, pero son empresas que no están obligadas a hacerlo. Salen a buscar estos bonos por una decisión estratégica y voluntaria. Paralelamente, comenzamos el proceso para certificar como empresa B. Ya modificamos el estatuto social asumiendo el compromiso y esperamos continuar en ese camino cuando avancemos en la facturación.